Cuaderno de bitácora de Eun Ha (breve)

Frasin me preocupa. Hace dos noches José envió cinco soldados a la estación-bar “La iguana” para sacarla de allí antes de que ocurriera algo peor. Los soldados la encontraron sentada entre unos contenedores en el parking, borracha y con algunos golpes. La pelea la había empezado ella, dos hombres habían quedado inconscientes, otro con un…… Sigue leyendo Cuaderno de bitácora de Eun Ha (breve)

Exterior noche

Esta historia es de hace 5 años, no tiene nada que ver con Frasin, José, Irene o el resto, pero ya que decidí no subir nada nuevo de ellos, iré poniendo otras historias. Por estas escaleras pasan cada día montones de personas, algunas van demasiado deprisa para ver los escalones y caen. Otras, simplemente van,…… Sigue leyendo Exterior noche

CAPITULO DOS

Exterior noche. Un pequeño ser va corriendo por los callejones, tapado con una extraña gabardina con  capucha. Lleva un paquete en sus pringosas manos, un paquete sin apertura alguna. El desgraciado entra en un edificio y se cierra la puerta. Al poco salen dos moles myreanas y tiran al pequeño desgraciado a un contenedor de…… Sigue leyendo CAPITULO DOS

EUN HA PAKEH

Estoy contento. Nací hace 45 años terrestres en una estación espacial cerca de la estrella Sigma Orionis, en la nebulosa de Orión, como lo llaman en la tierra. Digo nací por decir algo, porque los Pakeh no “nacemos”, es algo complejo. Papá compra una matriz y entre él y el otro “progenitor” inoculan esa matriz…… Sigue leyendo EUN HA PAKEH

10-05-2034

JOSÉ – Acababa de salir del tren. Antes de ayer fue mi 18 cumpleaños, aunque no lo celebré a lo grande. Mis padres aún seguían en la nave, había poca gente de su edad viviendo en la tierra, aún no se fiaban. Desde la oficina de reclutamiento se podía ver el extremo de la ciudad…… Sigue leyendo 10-05-2034

Chirivitas en los ojos

Jose era un niño normal, le gustaban los caramelos y los helados, y le gustaba ir a la playa en verano. Jose tenía siete años cuando pasó todo esto. La gente lloraba y gritaba, corrían por las calles, había que abandonar la tierra porque pronto no sería habitable. Jose no se enteraba muy bien de…… Sigue leyendo Chirivitas en los ojos

Tren

clac, clac, clac, clac… Mientras el tren avanzaba Jose miraba el paisaje, una enorme llanura en la que cada kilometro se parecía más al anterior. De repente Tico se acordó de su primer amor, una muchacha bonita a quien dijo demasiado tarde “te quiero”. De todas formas no se puso triste, no echaba de menos…… Sigue leyendo Tren

Envio

“Solo en el espacio se puede perder uno realmente, y además sin querer” Atomsk Mederit Giménez. Era de noche, una noche oscura. De repente la pantalla comenzó a parpadear. Los altavoces emitían un sonidito “bip… bip… bip…”. Va haciéndose más fuerte a medida que pasa el tiempo, pero es lo único que pasa, solo el…… Sigue leyendo Envio